¿ES ESTE EL VERDADERO ROSTRO DE JESUS?

ROSTRO DE JESÚS

Bas Uterwijk es un famoso fotógrafo holandés, conocido por hacer, con la ayuda de la inteligencia artificial, retratos «realistas» de personajes históricos, como el de Napoleón, o artísticos, como la Gioconda o el David de Miguel Ángel.

El artista utiliza un software neuronal Artbreeder, aplicado a la documentación que se posee, para reproducir una imagen fotográfica lo más «realista» posible. En este link del MET se pueden admirar varios de sus trabajos.

El pasado 26 de julio, su retrato de Jesucristo «incendiaba» las redes sociales en español, cuando desde una cuenta se posteaba el retrato de Uterwijk, afirmando que el «Vaticano» había hecho creer al mundo durante siglos que Jesús era rubio y con ojos azules, pero «afortunadamente» el trabajo de este artista holandés «desmontaba» el mito. Resulta curiosa semejante «acusación», cuando cualquiera que conozca mínimamente un retrato de Jesucristo de cualquier iglesia de cualquier lugar a lo ancho y largo del planeta, encontrará en la mayoría de los casos como imagen «canónica» a un hombre de cabellos y barba más o menos oscuros, indiscutiblemente mediterráneo. O encontrará, en cambio, a un Cristo «adaptado» culturalmente, con rasgos asiáticos o africanos. Pero la imagen de Jesús rubio resulta, en realidad, bastante difícil de encontrar. De hecho, la hipótesis de que Jesús debía ser rubio o pelirrojo fue lanzada en 2015 por un grupo conservador británico, que distribuyó una imagen de los vitrales de una pequeña iglesia de Sunderland, al norte de Inglaterra.

¿Son creíbles estas reconstrucciones del rostro de Jesús? La cuestión es qué fuentes se toman para realizar este trabajo. Del Jesús histórico no existen retratos realizados en vida, aunque se acepta universalmente como estándar icónico el rostro utilizado en el arte bizantino, de un hombre con cabello y ojos oscuros, y que sorprendentemente coincide en sus rasgos con el que la Sábana Santa revelaría en el siglo XX. El propio Uterwijk da a entender que su trabajo no debe considerarse como «científico», según él mismo explicó al diario británico Daily Mail: «Intento orientar el software hacia un resultado creíble. Pienso en mi trabajo más como interpretaciones artísticas que como imágenes científicas o históricamente precisas». Pero es indiscutible que cualquier noticia sobre cómo sería realmente la cara de Jesús está destinada a tener éxito de audiencia. Sucedió también en 2016, cuando un equipo de medicina forense de la Universidad de Manchester «reconstruyó» el rostro de Jesús, con resultados bastante curiosos…

Otro equipo forense, esta vez en Italia, realizado por el departamento forense de la Policía de Roma, revelaba cuál sería el rostro de Jesús de niño y adolescente, basándose en una reconstrucción desde la Sábana Santa. Y no serán las últimas. Al final, va a ser cierto lo que decían los apóstoles a Jesús en los evangelios: «Maestro, todos te buscan…» (Mc 1,29-39)

  • Visto: 62
abbaworld.org ® 2020